masajes barcelona
   

Historia del masaje

 
La historia del masaje se remonta milenios atrás, en tiempos prehistóricos en que los humanos ya sentían el instinto de acariciar el cuerpo, cuando éste se hallaba aquejado de alguna dolencia.

El masaje en, sus múltiples formas, es una técnica que se ha usado desde siempre para relajar, tonificar y llevar el equilibrio a nuestros músculos. Todas las culturas antiguas, desde oriente a occidente, han practicado alguna forma de masaje.
  • En China, el Libro Blanco de Kong Fou, 2.500 (años A.C.) se considera el primer tratado de Masaje. Recoge el pensamiento Taoista, apuntando la conveniencia de realizar masajes y ejercicios respiratorios con fines terapéuticos. También se escribió el Nei Ching (canon de medicina interna del Emperador Huang Ti) alrededor de 500 años A.C. donde se recomienda la práctica del masaje, acupuntura, moxibustión y prácticas herbolarias.
  • En la India tenemos los libros Vedas (180 años A.C.), donde indicaban la práctica de ejercicio, dietas, baños y la aplicación de masaje como obligaciones cotidianas del hombre.
  • En Occidente, en el siglo V y IV antes de Cristo, el período de máximo esplendor fue el griego. Los griegos han sido los primeros en dejar constancia escrita de la práctica del masaje. Se utilizaba sobre todo para las personas que hacían gimnasia. De hecho, fueron los creadores de los primeros Juegos Olímpicos, y gracias a ellos la práctica del masaje es hoy habitual entre los deportistas.
  • Hipócrates (460-380 A.C.) habla de fricciones sobre la piel, músculos y vísceras para tratar el dolor corporal y facilitar ciertas acciones fisiológicas.
  • Los romanos recibieron la influencia de los griegos, adoptando sus médicos, filósofos, su arte y gran parte de sus costumbres. Para los romanos, el masaje era un acto paralelo al baño.
  • Galeno (129-199) nació en Grecia pero ejerció la medicina en Roma. Llegó a ser médico del emperador Marco Aurelio. Utilizaba el masaje para relajar y tratar la musculatura de los gladiadores. Su obra escrita "Gimnástica", trata de maniobras, técnicas de masaje y ejercicios para fines curativos.
  • Avicena (910-1037), médico árabe que sigue los pasos de Galeno, describió los beneficios y cualidades del masaje.
  • Durante el período medieval, Europa se ve sumergida en un estancamiento científico y cultural con la expansión del Cristianismo, al imponerse una nueva moral muy estricta y represiva. Al finalizar la Edad Media surge una nueva época con espíritu de libertad de pensamiento, renaciendo el arte, la medicina y la ciencia.
  • En el Renacimiento se revisan los tratados antiguos. Algunos autores se ocupan de estudiar técnicas que utilizaban los griegos y romanos, tanto de masaje como de ejercicios de gimnasia.
  • Anbros Pare (1517-1590) recomienda la cinesiterapia y la aplicación de masaje.
  • En el siglo XVII y XVIII varios médicos hacen alusión al masaje terapéutico en sus escritos.
  • John Shan introduce el masaje en la cirugía, asociado al ejercicio. Lo utiliza también en la escoliosis.
  • A. Bonnet, reumatólogo, publicó en 1843 una obra en la que hacía referencia a la aplicación de masaje en diversas dolencias reumáticas y procesos inflamatorios articulares.
  • Per Henrik Ling (1776- 1839), en 1813, fundó el Instituto Central Real Sueco de Gimnasia; creó su propio sistema ("Movimientos y curación por el movimiento"). Se le considera el padre de la Fisioterapia.
  • Durante el siglo XX surgen nuevas terapias y técnicas manuales, muchas de ellas promovidas por investigaciones médicas. Unas parten de la filosofía oriental, la cual considera el cuerpo como un todo, no sólo físico, sino también energético, y de ahí se busca equilibrar el cuerpo mediante masajes y técnicas que hacen fluir la energía por los canales energéticos del cuerpo. Otras tienen su origen en el antiguo occidente y son perfeccionadas y estudiadas de una forma científica.
  • Actualmente, el masaje sueco y el shiatsu japonés son los métodos más populares en Europa y Norteamérica para tratamiento corporal.
    El shiatsu ha ganado seguidores recientemente, tanto entre terapeutas como profanos en la materia.
     
Tel. 654 504 531